Buenas noches a tod@s,

esta semana no ha estado mal, el martes pasado estuve en Bucarest con el Embajador de España, además de tener varias reuniones con españoles que trabajan allí y que son del mismo sector pero como os he dicho en otras ocasiones, esa película es bastante más aburrida. Eso sí, os recomiendo el restaurante 'Uptown', justo al lado de la Embajada de España.
Por otro lado, he estado 3 días en la ciudad de Constanta (Constanza castellanizado) a orillas del Mar Negro y principal puerto del mismo. Mantiene dura pugna con Timisoara por ser la segunda ciudad más grande de Rumania tras Bucarest, con alrededor de 340.000 habitantes. Así mismo, es el principal destino turístico de los rumanos, al tener playas al Mar Negro, sobre todo la zona de Mamaia.Sr. Lobo en ConstantaSr. Lobo en Constanta
Si me he enterado de cómo se hace, tendríais que ver unas fotos. Mamaia es una lengua de tierra como La Manga, de 4 ó 5 kilómetros, que a un lado tiene un lago cerrado y al otro lado el Mar Negro. Luego hablaré más despacio de ella pero empecemos por el principio.
El viaje desde Brasov a Constanta es largo, hay un camino más corto, un 'atajo', pero por carreteras secundarias que no son recomendables por lo que tuve que hacer los 165 km a Bucarest, luego 15 km por la 'centura' (como nuestra M-30) para coger la autopista unos 230 km (es el tramo de autopista más largo de aquí, los otros dos tramos de autopistas conforman menos kilómetros que éste), porque luego hay otros 40 km por carreteras convencionales. El camino no tiene nada de especial hasta que se acaba la autopista en la ciudad de Cernavoda, conocida por albergar la única central nuclear de Rumania además de pasar por ella uno de los canales navegables que exsiten, con sus esclusas cada cierta distancia.
Al llegar a Constanta te das cuenta de que es una ciudad al estilo comunista puro y duro, me refiero al tipo de edificaciones. Es más ciudad que Brasov pero no tiene su encanto ni de lejos, es una ciudad sucia, con edificios viejos, muchos sin rehabilitar lo que hace un efecto de abandono, me llamó la atención la cantidad de edificios empezados y abandonados en la fase de estructura, pero de hace bastantes años, incluso la gente es más heterogénea.
La actividad principal de la ciudad es el puerto marítimo y una refineria de petróleo.
La zona de Mamaia es adyacente a Constanta, los meses de verano se llena de gente pero ahora mismo el aspecto es terrorifico, decenas de hoteles a ambos lados de la carretera, el aspecto es de hoteles de Torremolinos años '70, es decir, diseños antiguos, de llamativos colores, etc, sólo que ahora todos están cerrados, las piscinas sin agua, las terrazas vacias, las mesas y sillas amontonadas, los jardines descuidados, la playa sucia y manadas de perros callejeros por doquier. Dicen que en verano es aspecto cambia.
El segundo día de mi estancia me dispuse a hacer un recorrido por los alrededores para comprobar el estado de unos proyectos de energía eólica, me hice unos 150 km por la zona, que no tiene nada mencionable, sólo que es totalmente llano y sopla mucho el viento, condiciones báscicas para el tipo de proyectos que os he comentado antes. Ya que me pillaba de paso, fuí a hacer una visita al Aeropuerto Internacional de Constanta Mihail Kogalniceanu, la verdad es que estaba tan vacio que por un momento he dudado que estuviera abierto pero me informé y sólo tiene un vuelo diario¡¡¡¡ y es internacional..¡¡¡¡ imagino que en verano el número de vuelos aumentará por los turistas.
Por la noche salí a cenar con un chico asturiano que trabaja allí, en el puerto. Cenamos en un restaurante llamado 'Cafe Cafe' muy modernito y concurrido, estuvo bien. Después nos fuimos a quemar la noche de Constanta, estuvimos en una discoteca llamada 'Wish' toda la noche, queríamos haber ido a otro sitio pero empezamos a tomar roncolas y nos dieron las tantas, huelga decir que no nos comimos una rosca, también hay que decir en nuestro descargo que la mayoría de las chicas rumanas, cuando van a las discotecas, ponen una cara de mala leche que de verdad te lo piensas dos veces antes de ir a hablar con ellas. Por el contrario, también tengo que decir que las chicas rumanas que conozco desde que estoy aquí son super buena gente, por lo que creo que la cara de vinagre es, en cierta manera, una pose.
Salimos casi de día y cada mochuelo a su olivo, así que he dormido sólo un par de horas y con más sueño que vergüenza he emprendido viaje de vuelta, distancia total: 420 km, tiempo empleado: 6 horas, como os imaginais, estoy deseando coger la cama......aunque sea para dormir¡¡¡¡¡
Os dejo unas fotos de Constanta, no hice demasiadas, tengo que reconocerlo..la revedere¡¡¡
Sr. Lobo en ConstantaSr. Lobo en ConstantaSr. Lobo en Constanta